jueves, 19 de junio de 2014

SOBRE LAS RIQUEZAS



Sólo hay una riqueza, aunque aparentemente creamos que hay más. Podemos apreciarlo en su temporalidad. Mientras las que ofrece este mundo son solo pasajeras, pues tienen su tiempo determinado, la única que se mantiene y existe desde el principio, ahora y siempre, es el Amor de Dios.

De nada nos sirve alcanzar y atesorar riquezas en este mundo donde la polilla y herrumbre las corroen o los ladrones la socavan y roban. Sólo nos vale atesorar tesoros, que y donde, ni polillas, herrumbre o ladrones las pueden corroer o robar. 

Y ese Tesoro con Mayúscula es el Amor. El Amor que nuestro Padre Dios nos regala cada día y que nosotros, en, por y con Él, por la asistencia de su Espíritu, podemos también regalar a los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.