martes, 24 de junio de 2014

SOBRE LOS PELIGROS



Hay peligros que, siendo peligro, valga la redundancia, no tienen el verdadero y gran peligro de perder el mayor Tesoro: "La Vida Eterna". Sí, puedes perder la vida, pero la vida de este mundo y no la Verdadera Vida que empieza en el otro. Así le ocurrió a Juan el Bautista, le quitaron esta vida, pero ganó la Verdadera, la que goza ahora en la presencia del Padre.

El mundo está rodeado de lobos que amenazan con quitarnos la vida de este mundo, pero nunca nos podrá quitar el camino que, por esta vida, nos conduce a la Verdadera Vida: Aquella que Dios nos tiene preparado y Jesús nos advierte de cuidar.

Y eso lo conseguimos cuando nos guardamos, injertados en el Espíritu Santo, de esos falsos profetas que nos tienta disfrazados de lobos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.