viernes, 18 de marzo de 2016



El amor es un compromiso y en muchas situaciones exige esfuerzo y sacrificio. Incluso, hay momentos que piensas que se pueden estar aprovechando de ti, y hasta hay que ser fuerte para discernir el negarte, no actuar o dejar que se aprovechen.

Cuesta distinguir el bien del mal, y hasta eso preocupa, exige esfuerzo y hasta molesta. Ojos que no ven, corazón que no siente, solemos decir. Pero sabemos que eso no es correcto, porque es justificarnos con una huida y no enfrentarnos con la realidad.

Por eso y muchas cosas más necesitamos beber y pedir esa Agua que salta hasta la Vida Eterna y sacia nuestra fe. Y nos alumbra e ilumina para encontrar caminos que nos clarifiquen donde está el bien o el mal. Y esa Luz es Jesús de Nazaret.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.