martes, 22 de marzo de 2016



Ocurre que cuando decides abandonar al Señor, porque piensas que te puede ir mejor con otro, dictas tu sentencia de muerte. Porque es entonces cuando Satanás actúa y se despacha a sus anchas. Es el príncipe del mundo y tiene poder para seducirte y llevarte a la perdición.

Eso fue lo que le ocurrió a Judas. Creyó que Jesús estaba equivocado y no le convencía su forma de hacer la revolución. Según él no era cosa del amor sino de poder, y se resistió a seguirle. Y vemos como terminó, destruido por su propia conciencia y remordimiento.

También nos ocurre a nosotros en muchos momentos de nuestra vida. Decidimos dejar al Señor y nos entregamos al mundo. Tal y como le ocurrió a Judas. Pronto nos damos cuenta que hemos equivocado el camino, pero quizás no tenemos la humildad de Pedro y huimos como hizo Judas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.