martes, 2 de agosto de 2016



Hoy, el Evangelio, nos habla de la aparición de Jesús sobre las aguas. Los discípulos pensaron que era un fantasma y, asustados, empezaron a gritar. Jesús les descubre que se trata de Él, y les anima a perder el miedo y a confiar. Pedro, queriendo confirmarlo, le pide que le mande a ir hacia Él sobre las aguas. Y así ocurre.

Pero, temeroso por el fuerte viento empieza a dudar una vez iniciada el camino y empieza a hundirse. Lleno de pánico clama al Señor: “¡¡Señor, sálvame!! E inmediatamente, Jesús tiende su Mano, le agarra y le salva. Más le dijo: «Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?» (Mt 14, 31). 

¿Llamamos nosotros también al Señor en los momentos que sentimos hundirnos en nuestra vida? ¿Creemos que nos tenderá su Mano y, agarrándonos, nos salvará? ¿Tenemos fe que el Señor vive en nuestras vidas y se nos hace presente cada día, de forma especial en la Eucaristía? Hay muchas preguntas que nos interpelan y que esperan nuestras respuestas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.