sábado, 13 de agosto de 2016



No hay ninguna duda que de niño éramos más ingenuos, alegres y hasta más compasivos. Seguros que más obedientes y confiados, y sin malas intenciones. Hacíamos nuestras pilladas, pero siempre cargadas de ingenuidad y sin malas intenciones. Más bien impulsos de nuestro crecimiento y desarrollo.

Pero, de mayores, nuestros corazones se han envejecidos y endurecidos. Respiran segundas intenciones e inclinadas al egoísmo de que están llenos. Y ese egoísmo les inclina al mal, a la individualidad, al descompromiso solidario, al desamor y, por lo tanto, al pecado. 

Y ese pecado nos esclaviza y nos somete. Nos quita la libertad de querer hacer el bien, y hacemos, aun queriendo hacer el bien, el mal. Experimentamos que somos arrastrados a la rebeldía, a nuestros propios intereses, al placer y a satisfacernos según nuestros apetitos y apetencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.