sábado, 21 de junio de 2014

SOBRE EL ALIMENTO



Siempre he dicho que el secreto de la salud es comer poco y bien. Poco porque creo que se come más de lo que se necesita y se debe. Nuestra educación y cultura tiende a artarnos y a llenarnos, y no paramos hasta que nos sentimos bien llenitos. Luego, el organismo acumula muchos sobrantes, sobre todo grasos, que nos perjudican y no benefician en nada.

No cabe duda que hartarse no es comer bien. Se necesita mucho menos para vivir, y vivir bien. Y luego saber seleccionar la calidad y clase de alimentos que el cuerpo demanda y necesita. Sin embargo, a pesar de comer los alimentos buenos y cantidad necesaria, la polilla del tiempo acabará con nuestra salud y nuestro cuerpo, cuando no, son los ladrones (enfermedades...) que nos roban la vida antes. Dedicar nuestro tiempo y corazón a alimentarnos bien no resulta un buen tesoro, pues no garantizan la vida. Son caducos.

Mejor buscar el alimento imperecedero que alimenta y nunca muere y nos guarda para la Vida Eterna. Ese si es un Tesoro que vale la pena centrar en nuestra vida y guardar en nuestro corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.