lunes, 9 de junio de 2014

SOBRE LAS BIENAVENTURANZAS



Sin lugar a duda todos los hombres buscamos ser  bienaventurados. Queremos ser bienaventurados, y pensamos que tener mucho dinero, poder, bienes, prestigio, fama...etc., nos hará bienaventurados.Sin embargo no es ese el secreto.

Todo consiste en darse, en estar disponible para entregarse en servicio por el bien del otro. La disponibilidad es la llave que nos prepara para ser bienaventurado, porque sólo aquel que es capaz de darse, es capaz de hacerse pobre, llorar, sufrir, consolar, tener sed y hambre de justicia, ser misericordioso, trabajar por la paz y ser limpio de buenas intenciones.

Por eso, abrirnos para que el Espíritu disponga de nosotros es la mejor opción de intentar ser bienaventurado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.