martes, 10 de junio de 2014

SOBRE LA VIDA ETERNA



No sería vida, la vida, sin la verdadera Vida. No comprendo como se puede vivir resignado a morir. Es, al menos para mí, más difícil vivir resignado a la muerte eterna, ausencia de Dios Padre, que creer en ese Dios Padre que da pruebas de su Amor en su verdadero y único Hijo Jesús. 

Nunca entenderé de qué sirve la vida, por muy bien que vivas, si perderás todo en unos cuantos años. De qué te vale vivir para luego morir. Supongo que no confían en la Misericordia de Dios al comprobar que el camino no es fácil y que exige mucho esfuerzo y mucha lucha. Pensar que Dios nos perdona siéndoles indiferentes y rechazando su Mensaje es pensar erróneamente. 

Porque Él nos ama con locura, pero nos ha dado lo suficiente para que también nosotros podamos amarle a Él y demostrárselo en los hombres. No tomarlo es negarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.