miércoles, 9 de marzo de 2016



Es evidente que has pasado tu vida buscando la felicidad. Quizás le has dado otro nombre o has equivocado el camino. Lo cierto es que todavía no la has encontrado, al menos como tú la has pensado, y empiezas a cansarte.

No cabe duda que este cansancio tendrá que ver con el tiempo y la edad, pues el cansancio aparece cuando quizás ya es algo tarde, y, luego, quizás lo único que queda es la resignación. Conviene buscar bien para no cansarte ni resignarte.

La verdadera esperanza es vivir para siempre y en gozo y plenitud de felicidad. Y eso nos lo promete Jesús, el único que lo puede dar, porque Él mismo es la Plenitud Eterna. El problema es que quizás no te has enterado o no has intentado buscarla en Él. Empieza a conocerlo y luego habla por ti mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.