jueves, 10 de marzo de 2016



Jesús tiene testigos que dan testimonio de Él como Camino, Verdad y Vida. Juan el Bautista lo proclama y lo anuncia; el Padre lo envía y le da poder para dar Vida según su Voluntad, y las Escrituras lo descubren como el enviado por el Padre, y sus obras dan testimonio de su Poder Divino.

Sin embargo, nosotros seguimos los criterios de nuestra razón, y se nos hace difícil entender que Jesús es el Hijo de Dios. Queremos pruebas, que nos son dadas, pero que rechazamos, porque queremos las que nosotros proponemos  y en los momentos que nosotros queremos.

Dicho de otro modo, queremos un Mesías hecho a nuestro gusto, enviado según nuestros intereses y adaptado a nuestras exigencias y caprichos. Un Mesías según lo hemos pensado y lo imaginamos. Y, de no ser así, le rechazamos. Nuestro dios lo fabricamos nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.