lunes, 7 de marzo de 2016




Hoy nos ocurre que creer es sinónimo de ver. Si no veo, no creo. Y Jesús advierte esa desconfianza del hombre de su tiempo, pero también del de hoy. De hecho, muchos se resisten a creer a pesar de ver y oír. No es tampoco fácil ver y creer.

El ejemplo de hoy en el Evangelio, el funcionario real, nos sirve de muestra. Una persona que vió y creyó, y con él toda su familia. Y eso es lo que persigue Jesús y da por bueno, a pesar de la desconfianza de todos que piden signos y señales.

Sin embargo, creer implica algo más. Se necesita acercarse y buscar, porque la fe, don de Dios, no viene sola, sino que, por la Gracia de Dios, se nos da cuando nos disponemos y nos abrimos a su Gracia dejándole, en el Espíritu Santo, iluminarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.