viernes, 11 de marzo de 2016



Hoy, y en este preciso momento, hay muchas personas de toda condición y edad, que están sufriendo persecución, escarnio y martirio por defender la verdad y la justicia. Y siempre que se haga eso se está en sintonía, aunque se ignore o rechace, con Jesús de Nazaret. Porque Él vino a defender al oprimido y desvalido sometido a la mentira e injusticia.

No es extraño que eso suceda, pues Jesús lo había ya adelantado a sus discípulos:  20Acordaos de la palabra que yo os dije: ``Un siervo no es mayor que su señor. Si me persiguieron a mí, también os perseguirán a vosotros; si guardaron mi palabra, también guardarán la vuestra. 21Pero todo esto os harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me envió.… (Jn 15,20-21).

Por lo tanto, a los cristianos no nos debe extrañar, sino todo lo contrario, reforzar nuestra fe. Sabemos que no es fácil soportar tanto sufrimiento y penalidades, pero la oración nos confortará y nos dará fuerza y esperanza. Así, muchos lo han superado y muchos lo están superando ahora. Y pedimos esa Gracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.