sábado, 8 de octubre de 2016


En esta ocasión, Jesús, vuelve a dejar claro que su Madre no es importante porque le ha dado su seno y amamantado con sus pechos, sino porque se ha sometido voluntariamente al Plan de Dios y se ha dado íntegramente a ser la Madre del Hijo, del Predilecto y enviado a salvar a todos los hombres.

Si ya en una ocasión dijo lo mismo cuando le avisaron que su Madre y hermanos estaban fuera buscándole, hoy lo repite y lo deja meridianamente claro. No se es importante porque lo que se hace, ni por la cantidad cosas que se hace, sino por hacer la Voluntad de Dios. 

Y eso simple, sencillo y humilde. La Virgen no parece haber hecho mucho, pero hizo lo importante, abrirse a la Voluntad de Dios y a su amor. Y toda su vida cumplió eso, amar y amar. Amar hasta estar con su Hijo al pie de la Cruz, donde en ese momento se consumó la Voluntad del Padre. La Redención nos salva a todos los hombres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.