viernes, 7 de octubre de 2016


La gente justifica su ceguera y su impotencia con disparates como el que leemos hoy en el Evangelio. Acusan a Jesús de expulsar demonios en nombre de Beelzebul, cuando ocurre todo lo contrario. No se puede entender que alguien se expulse así mismo, y, el sentido común es que Jesús nos libere del mal, pus su misión consiste en salvarnos.

Por eso, conviene estar alerta y con mucho cuidado siempre. Toda nuestra vida es una constante lucha contra el príncipe del mal, porque al menor descuido se mete en nuestra vida y nos destroza. Y la mejor manera de revestirnos y salvaguardarnos del mal demoniaco es la oración constante junto a María.

El santo Rosario, junto a nuestra Madre, María, es un arma eficaz contra las amenazas del Maligno, y una poderosa defensa que nos mantiene fuera de su influencia. En este mes de octubre, mes del rosario, María, nuestra madre nos fortalece para la lucha de cada día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.