miércoles, 12 de octubre de 2016


Lo importante no se encuentra en el cumplimiento, sino que, siendo importante el cumplimiento, lo verdadero e importante es vivir el criterio del cumplimiento. Porque si te quedas en cumplir puedes quedarte en la mediocridad del criterio. El criterio que es vivir en la Misericordia de Dios.

Porque la Misericordia de Dios se ríe de la justicia y está por encima de ella. Mientras a nosotros nos cuesta ser misericordiosos, pues nos arrimamos más a la justicia y al cumplimiento, nuestro Padre Dios nos ama con Misericordia perdonándonos todos nuestros fallos y pecados.

Ese es el caso de nuestra Madre María, que ella no sólo accedió a ser la Madre Dios entregándose a la Voluntad de Dios incondicional y voluntariamente, sino que vivió su Misericordia acompañando a su Hijo hasta el pie de la Cruz. Y allí nos acogió a todos como hijos. Por eso es dichosa y llena de Gracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.