jueves, 20 de octubre de 2016

Recordamos nuestro bautizo, donde fuimos sumergidos en el agua y renacidos en el Espíritu a la Vida de la Gracia y regenerados como hijos de Dios. Mantengamos ese fuego del Espíritu vivo, ardiendo y limpio como renacidos del agua, pero encendido y dando fuego de amor.

Por eso, el Señor, nos dice hoy que no viene a traernos la paz, esa paz acomodada y apoyada en el confort, en el egoísmo y sufrimiento de los demás. Jesús nos anima a estar inquietos, a prender nuestros corazones de verdadero fuego de amor y del agua bautismal que quita la sed y da vida eterna.

Esa es la lucha que, desde la verdad y la paz, nos enfrenta con aquellos que rechazan la verdad y tratan de confundir e impedir que otros sigan el verdadero camino de la luz y la salvación. Y nos encontraremos en muchos casos divididos y enfrentados, pero con la espada del amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.