jueves, 12 de enero de 2017

Cuando una persona tiene fe, se mueve, camina y busca a aquella otra en la que cree. La fe mueve montañas, y en ese sentido todos los que creemos nos movemos y caminamos en ese sentido. No es extraño que alguien con problemas acuda a que se lo resuelva la persona en la que confía.

Eso sucedió con aquel leproso, se vino a Jesús suplicándole que, si quería, le podía curar. Y la respuesta de Jesús no se hizo esperar. Porque Jesús quiere y ha venido para eso, no sólo para curarnos en algún momento determinado, sino salvarnos y curarnos para siempre.

Su respuesta fue la esperada: Compadecido de él, extendió su mano, le tocó y le dijo: «Quiero; queda limpio». También a nosotros nos escucha y nos responde Jesús. Y no puede ser una respuesta diferente, porque todos, en El, somos hijos adoptivos de Dios. Ocurre que, quizás nosotros no sabemos pedirle ni lo hacemos con la suficiente fe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.