miércoles, 11 de enero de 2017

La gente está pendiente de los actos de Jesús. Quedaban prendados de la autoridad con la que hablaba y decía las cosas, pero, más aún que lo que decía lo hacía luego en buenas obras curando toda clase de enfermedades. Y todo lo hacía gratis, por amor. No hay mejor cartel que ese, y la gente se agolpaba a la puerta donde estaba Jesús.

Sobra decir el por qué la gente iba a buscarle. Buscaban el interés material, la salud, sin pensar en lo que decía. Al menos eso es lo que se deduce, porque seguirle de forma comprometida y seria no parece que lo hacían muchos. Las cosas no han cambiado mucho en nuestros días.

Porque, ¿no ocurre lo mismo hoy? Incluso, nosotros mismos, ¿no nos movemos quizás porque en Jesús encontramos una esperanza para nuestra salud? Puede ocurrir que nos pase algo de eso, empezando por mí mismo. Pidamos que la acción del Espíritu Santo nos ayude a limpiarnos y a buscar la verdadera salud, la de vivir en el amor sin condiciones. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.