lunes, 9 de enero de 2017

Dios está cerca, porque Jesús es el rostro de Dios. Él nos enseña el amor del Padre y cuanta Misericordia tiene para con cada uno de nosotros. Jesús se ofrece como guía, como mediador, como el único que puede llevarnos al Padre.
                           
Jesús, voluntariamente, ofrece su Vida por nuestra salvación. Él nos rescata y libera del pecado. Gana nuestra libertad para ofrecerla al Padre. Por el Bautismo nos hacemos sus hermanos y coherederos con Él de la Gloria del Padre.

Jesús es nuestra esperanza y nuestra salvación. Con Él ha quedado inaugurado el Reino de Dios. Está entre nosotros y camina con nosotros. Nos acompaña y nos salva de la esclavitud del pecado. Él es el Camino, la Verdad y la Vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.