martes, 10 de enero de 2017

El Evangelio de hoy, Mc 1, 21-28, nos habla del encuentro de Jesús con un espíritu inmundo: Había precisamente en su sinagoga un hombre poseído por un espíritu inmundo, que se puso a gritar: « ¿Qué tenemos nosotros contigo, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Sé quién eres tú: el Santo de Dios». Jesús, entonces, le conminó diciendo: «Cállate y sal de él». Y agitándole violentamente el espíritu inmundo, dio un fuerte grito y salió de él. 

Nosotros seremos también tentados y atacados por el Maligno. Sobre todo si nos alejamos del Señor y nos quedamos a merced del diablo. Por el Bautismos estamos protegidos y guardados, por el Espíritu Santo, de la influencia del demonio, pero podemos, por nuestra debilidad, caer en sus garras.

Por eso, necesitamos la oración y el estar atento y revestido de la Gracia de Dios. Para ello, tenemos los sacramentos que recibimos en la santa Madre Iglesia. Y también la comunidad, donde compartimos nuestra fe y nos fortalecemos. Por eso es bueno estar unidos y compartir, aunque sea por este medio virtual, en contraposición a las dificultades que el mundo nos presenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.