domingo, 29 de enero de 2017

El hombre hace proyectos para ser feliz. Pero, desde el principio se equivoca cuando pone la felicidad en el tener y poseer. Eso le exige alcanzar riquezas y poder, y pronto descubre que para lograrlo tiene que engaña y explotar al hermano. Surgen entonces las diferencias y las luchas desiguales por el poder.
                            
Equivoca el camino y también el lugar. Busca el tesoro en un campo donde no se encuentra y halla el vacío y el sin sentido. Busca lo eterno en lo caduco, y eso es imposible. Se cierra, se desespera y se resigna, esclavizado, a la muerte. No escucha el verdadero proyecto que lleva a la felicidad y se somete al pecado.

Jesús nos propone un camino bienaventurado. Bienaventurado porque ese camino nos lleva a la única y verdadera felicidad. Son las bienaventuranzas, sermón de Jesús en el monte. Seremos dichosos y felices si somos capaces de vivir ese proyecto de amor que Jesús nos propone. Conviene conocerlo y vivirlo. Nos hará dichosos y felices eternamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.