martes, 31 de enero de 2017

La actitud de Jesús, así como sus movimientos descubren que es libre. Está dónde le necesitan y acude a la llamada sin ninguna pereza ni atadura. De una orilla a otra para hacer el bien. ¿Qué nos ocurre a nosotros? Antes de decidir donde debemos estar, pensamos en lo que nos conviene.

Síntoma de que estamos atados. Cuando nos llaman pensamos primero en lo que dejamos, y… La parábola del joven rico puede ayudarnos a reflexionar. Reflexionar para pedirle al Espíritu Santo que nos haga libre, que nos dé la libertad de los hijos de Dios.

Porque ser libre es estar disponible para la entrega, para darte, para compartir, para servir. Descubres y experimentas que sólo la fuerza del Espíritu Santo puede sostenerte en esta actitud, pues tu naturaleza humana es débil y frágil. Pidamos esa Gracia para servir por amor según la Voluntad de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.