domingo, 5 de febrero de 2017

De la misma forma, cuando descubre la presencia de Cristo en tu vida y tienes un encuentro personal con Él, tu vida se da vuelta y cambia de dirección. Porque conocer a Jesús y descubrirlo experimentalmente no puede dejarte indiferente. Pues, Jesús es el norte de todo hombre y mujer. Él es el Camino, la Verdad y la Vida.

Desde entonces no te puedes callar. La Gracia recibida por el Espíritu Santo en tu Bautismo te capacita e impulsa a proclamar esa maravilla de vivir y permanecer en el Señor. Él es todo y sólo Él basta. Nada ocurre sin Él y en Él todo es Vida, y Vida en abundancia.

Así irás experimentado lo que Él te dice hoy en el Evangelio: “Ser sal y luz” para alumbrar todos los caminos por donde tu vida transite y se cruce con otros. Salar con tu propia sal recibida en tu Bautismo por la Gracia del Espíritu Santo. Y alumbrar con el testimonio de tu vida y de tu amor guiado por la sabiduría y la fuerza del Espíritu de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.