sábado, 4 de febrero de 2017

Seguir a Jesús es ir contra corriente. Nunca se nos ha ocultado. El mismo Jesús nos lo dice y habla de que seguirle es entrar por el camino estrecho, donde se hace difícil avanzar y las dificultades aumentan. Ir contra la mentira y las injusticias causan graves problemas y hasta el extremo de causar la muerte.

Vemos que los que han seguido a Jesús han sufrido y han pagado con su vida. En estos mismos momentos hay muchos que están dando su vida por ser fiel a Jesús. Poco descanso vamos a tener, porque nuestra actitud misericordiosa nos va exigir estar al pie del cañón.

Pero, Jesús, el Señor, se ofrece a ser nuestro descanso y a reponernos nuestras fuerzas para seguir hacia delante. Él es la roca donde tenemos que apoyarnos para superar todos esos momentos de tedio, de tristeza, de angustia y agobios. E incluso de desesperanza. En él encontraremos siempre la esperanza de alcanzar la verdadera felicidad para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.