lunes, 20 de febrero de 2017

Experimentamos duda y nos llenamos de miedo e incertidumbre. Nuestra seguridad se tambalea y todo se nos viene abajo. ¿Qué clase de fe tenemos? Es la pregunta que hoy tenemos que hacernos. ¿Creemos que Jesús puede responder y levantar nuestra moral? ¿Y qué es eso de creer que puede? ¿Acaso no estamos seguros?

Necesitamos reflexionar sobre la firmeza de nuestra fe. Pero, más que eso, pedirla con firme oración. Insistir cada día y momento de nuestra vida. ¡Señor, yo quiero creer! ¿A dónde voy y en dónde apoyo mi esperanza? ¡¡Sólo Tú tienes Palabra de Vida Eterna!!

En ti, Señor, me abandono y deposito todas mis esperanzas. Abro mi corazón y confío en tu Gracia. Dame, Señor, la Gracia de fortalecer mi fe y apartar de mi corazón todas esas dudas que me debilitan y alejan de Ti. Enciende mi corazón y lléname del fuego de tu Gracia. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.