martes, 21 de febrero de 2017

Mucha fuerza ha de tener la inclinación del mal que arrastra al hombre a la perdición. Y eso tiene su consecuencia en el pecado. Un pecado que nace en la soberbia, en la suficiencia y el egoísmo que contamina su corazón. Un pecado que tiñe de mentira y de maldad el corazón del hombre.
 pensam

Y no se quita esa suciedad con un simple baño de agua cualquiera. Necesita buena intención y purificarse y revestirse de la Gracia de Dios. Porque sólo con la Gracia del Espíritu de Dios se puede tornar esa agua impura en pura y ese corazón mal intencionado en bien intencionado.

Necesitamos amar, pero para amar hay que estar limpio de toda soberbia y avaricia. Y si eso no se produce, nuestro actuar será siempre gris, oscuro y cargado de malas intenciones que socavan y debilitan nuestras buenas intenciones para tornarlas en malas. Así, el triunfo del amor necesita morir para vencer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.