sábado, 18 de enero de 2014

LA NOCHE: UN BUEN MOMENTO PARA PENSAR

Si te propones llegar a algún lugar tendrás primero que buscar momentos de descanso para reponer fuerzas. La mente y el cuerpo necesitan descansar para continuar el trabajo o la marcha. Lo mismo ocurre con tu crecimiento espiritual. Tendrás que pararte, reflexionar y meditar porque al igual que la fruta necesita agua y tiempo para madurar, tu alma necesita reflexión y meditación para madurar.

No sé madura si no se reflexiona, pero con una condición: reflexionar en la verdad, porque de hacerlo para ganar, salir airoso, vencer o engañar lo hacen hasta los que están verde y no han madurado. Sólo la verdad necesita reflexión para encontrar la justicia y en la justicia la paz.

Y eso exige desprendimientos, desapegos, olvido de mis propios intereses, generosidad, solidaridad y mucho amor. Experimentas que llegado a ese punto te sientes libre, gozoso y en paz con todo lo que te rodea. 

Quizás no te has dado cuenta, pero en ese estado te encuentras  muy cerca de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.