viernes, 24 de enero de 2014

LA NOCHE: UN BUEN MOMENTO PARA PENSAR

Hay muchos momentos que la vida te ofrece para evangelizar. Se trata de descubrirlos y aprovecharlos, pero para ello necesitas estar atento y preparado. Y eso significa que debes estar abierto a la acción del Espíritu Santo. No nacemos para morir sino que la muerte es simplemente un paso de la fe a la certeza de Dios. En su presencia no nos hace falta fe. Es algo que sobra, pues estamos en su presencia.

Y esa dicha y gozo tenemos que proclamarlo porque los demás quieren también vivir eternamente. Quizás no te escuchen o te despidan ridiculizándote, pero tú les has dicho que la felicidad eterna es una realidad a la que ellos también están llamados. Nada puedes hacer si ellos eligen otro camino y otra felicidad caduca. Es cuestión de estar despierto y tener suficiente aceite para que la lámpara no se apague.

Tú comparte tu luz, pero mantén tu lámpara encendida porque tu aceite, la fe, no la puedes dar, pues es el Padre Dios quien la regala. Cada cuál es responsable de que su lámpara tenga la suficiente aceite para permanecer encendida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.