sábado, 1 de febrero de 2014

LA NOCHE: UN BUEN MOMENTO PARA PENSAR

Hay momentos difíciles de superar. Se hace la oscuridad y todo se ve muy negro. Tu mente se paraliza siendo incapaz de articular pensamientos y palabras. Todo se viene abajo y experimentas que te derrumbas sin poder evitarlo. Entonces pierdes las ganas de vivir y tu pensamiento es invadido por el deseo de terminar y salir de este mundo. No te sientes capaz de seguir adelante, ni tampoco quieres.

Pero el Señor, no se marcha. Sigue a tu lado y te tiende su Mano. No puede impedir que tú no la aceptes, pues te ha hecho libre y eso lo respeta, pero la mantiene tendida con la esperanza amorosa de que la tomes y extiendas también la tuya. Si así lo haces empezarás a notar que lo que te sucede no es el fin sino el principio de una vida, difícil sí, pero con esperanza de que algún día todo se encienda de nuevo y brille la luz.

Estas llamados a ganar y nunca a perder. Así que las pérdidas en este mundo no son importantes porque lo que importa es el otro, donde siempre ganaremos porque allí está nuestro verdadero Padre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.