domingo, 29 de junio de 2014

SOBRE EL SEGUIMIENTO



Seguir a alguien es caminar cerca de él. No basta con estar cerca, sino que  se hace necesario convivir con él, saber de sus gustos, sus aficiones, sus mensajes, sus actos y sus obras. Para seguir a alguien hay que tener un conocimiento profundo de su persona y luego, conscientes de saber quién es, seguirle.

Seguir a Jesús de Nazaret es saber quién es. Y como Pedro, responderle a su pregunta afirmando que Él es el Verdadero Hijo de Dios. Porque no vale la pena seguir a cualquiera por importante que sea, sino al Único y Verdadero Hijo de Dios.

El enviado a rescatarnos, para darnos la gloria de su Padre, que nos ama hasta el extremo de ofrecer la vida de su Predilecto Hijo por la nuestra, y conseguir para cada uno de nosotros la Vida Eterna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.