viernes, 13 de junio de 2014

SOBRE LA PALABRA



Vivimos tiempos en que la palabra ha dejado de ser palabra. Donde hoy dices "sí", mañana se dice "no" y no pasa nada. Incluso hasta la palabra escrita se presta a interpretación y nada queda asegurado. Son tiempos sostenidos en la mentira y las apariencias. Un mundo donde hasta el juramento ha perdido su valor.

Y todo porque el hombre se ha alejado de Dios, y su palabra ha perdido valor y honor. Es Dios quien sostiene la única Verdad Absoluta y quien le da vida y valor. La palabra empeñada de un cristiano debe ser tan  confiable como un documento firmado, rubricado con la huella digital y autenticada ante un notario. Su sí debe ser un sí afirmativo, no uno condicional (De devocionales en pijama).

Porque su palabra debe apoyarse siempre en la Palabra de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.