lunes, 2 de junio de 2014

SOBRE LA PRESENCIA DEL ESPÍRITU



Hay cosas que no le encontramos explicación. No pensábamos hacer eso, pero sin saber cómo y por qué nos encontramos haciéndolo. También nos ocurre que nos descubrimos haciendo cosas que jamás habíamos pensado hacerla. Escribir un libro, dar catequesis en la cárcel o tener la fuerza y valentía de hablar a mucha gente extraña, y quizás con una fe tibia o nula del Amor de Dios. Son cosas que ni se nos había pasado por la cabeza.

El Espíritu de Dios nos impulsa y nos guía en la medida que nos dejemos llevar por Él. No cabe ninguna duda que está en nosotros, pero necesita que le llamemos y que le demos el permiso de que actúe en nosotros. Somos libres y respeta nuestra libertad. Depende de nosotros su acción en nosotros.

Y lo sabemos porque sus efectos son el gozo, la satisfacción de sentirnos a gusto y en paz. Notamos que Él ha actuado en nosotros porque sentimos un impulso que experimentamos no viene de nosotros. El el Espíritu de Jesús Resucitado quien nos mueve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.