miércoles, 2 de julio de 2014

SOBRE LAS DUDAS



La fe se tambalea porque en su camino sufre tribulaciones, es perseguida y le someten a toda clase de pruebas. La fe necesita dudar, porque sólo dejará de ser duda cuando alcance la presencia del Señor. Entonces cuando le vea ya no necesita tener fe.

Eso fue lo que experimentó el apóstol Tomás: «Porque me has visto has creído. Dichosos los que no han visto y han creído». Y esa fue también la respuesta de Jesús, una respuesta que nos llena de esperanza y de alegría.

Porque a pesar de mis dudas y tribulaciones, Señor, confío en Ti y me pongo en tus Manos. Amén.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.