domingo, 31 de agosto de 2014

 
 
Mientras nos sintamos fuertes, saludables, tanto económicamente como físicamente, la necesidad de alguien exterior y también de Dios nos pasa inadvertida, En ese camino de suficiencia y sin carencias o necesidades que nos interpelen y nos pongan en la necesidad o el peligro, Dios nos sobra.

Por eso, Jesús, nos aclara que Él ha venido para salvar al pobre, al enfermo y al necesitado. Mientras tú no estés entre estos, la salvación de Jesús no llegará ni pasará por ti.

Necesitarás experimentar la pobreza y la enfermedad para pedir el auxilio del Señor y acogerte a su Salvación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.