domingo, 28 de septiembre de 2014



Dejamos de ser humildes cuando empezamos a confiar en nuestras propias fuerzas. Porque por muy fuerte que nos sintamos, nuestra naturaleza está tocada, herida y a merced del demonio que nos persigue y aprovecha cada debilidad en nuestro camino.

No es cuestión de caminar solos porque de esa forma estamos perdidos. Tenemos la asistencia y la ayuda del Espíritu Santo, pero también, dentro de unas horas celebramos la presencia de los arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael, que nos ayudan y nos protegen. 

Sobre todo el arcángel Miguel que nos protege contra el peligro y amenaza del Maligno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.