martes, 2 de septiembre de 2014



No nos ponemos en camino sin ningún interés. Pero ocurre que a veces no elegimos bien lo que más nos conviene y nos perdemos en buscar cosas que luego sólo son parches y no solución definitiva. Así nos sucede con las cosas de este mundo. Las valoramos más que las cosas del otro.

Y nos afanamos en buscar y atesorar tesoros que luego no guardan el interés que tanto les habíamos prestados. Y descubrimos que son caducos y no nos solucionan mucho.

Por eso, buscar a Jesús no es para un rato o para que nos saque de un apuro. Si es así, perdemos el tiempo. Buscarlo es para intimar con Él, seguirle y vivir en su Palabra. Entonces habremos acertado con el único y verdadero Tesoro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.