viernes, 26 de septiembre de 2014



No parece apetecible escoger un camino de cruz. Nadie voluntariamente escoge la cruz, y supongo que Jesús tampoco. Quizás haya otros motivos para tener que pasar por eso. Posiblemente el pecado sea la causa y la razón fundamental de que Jesús, siguiendo la Voluntad del Padre, haya que tenido que entregar su vida para rescatar la nuestra.

Y, posiblemente, también nosotros tengamos que compartir esa muerte de cruz con Él, para arrimar nuestro hombro y asumir nuestra culpa. El ser creados en libertad supone responsabilidad para responder de nuestra culpa.

 La vida nos presenta muchos caminos, pero sólo uno, el de la Cruz, nos sirve para encontrar la salvación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.