martes, 14 de octubre de 2014



No hay nada que temer, porque el Señor está con nosotros, nos quiere y nos ha salvado. Si es verdad que el recorrido que tendremos que hacer en su compañía no es fácil. Hay una batalla dura y larga que librar, y necesitamos toda la fuerza y medios de que podamos disponer para vencer.

Lo principal es no despegarnos de Él. Eucaristía y Penitencia son fundamentales e imprescindibles. Y también la comunidad. Es en ella donde surgen los compromisos y nos dan razones y oportunidad para amar. Y compartiendo nuestra fe la fortalecemos.

Por lo tanto, a pesar de las dificultades, sufrimientos y durezas del camino, yendo con Jesús no hay nada que temer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.