martes, 25 de noviembre de 2014



Se hace duro emprender un camino del cual sabes que te hará padecer y sufrir, porque es contrario a la dirección del mundo. Mientras el mundo busca el poder, la riqueza y la fuerza, tú buscas la humildad, la pobreza y el servicio. 

Te sentirás mal, débil y mal tratado por aquellos que quieren ser los primeros para satisfacer sus caprichos, sus ideologías y sus satisfacciones. Sin embargo, todo irá cambiando en la medida que experimentas que eso que buscan, tanto los que lo hacen por el poder y las riquezas, como tú, que los haces por Jesús, no reside en la fuerza ni el poder, ni siquiera en las riquezas.

Eso que contiene la felicidad y la eternidad se esconde en el amor incondicional y gratuito. Precisamente por ese camino duro que tú emprendes. Porque es el Camino, la Verdad y la Vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.