domingo, 22 de febrero de 2015



Los hijos de las tinieblas son más sagaces que los de la Luz. Y no sólo se dice, sino también se nota. ¿Dónde están los católicos que no se les ve? El Mensaje que proclamamos y que también intentamos vivir, no es para guardarlo, sino para sacarlo a la luz.

Hay, por tanto, que airearlo y lanzarlo al viento, para que el aire lo mueva de un lado para otro. ¿Por qué no convocarnos y reunirnos para ofrecer nuestro Voto Católico? Simplemente es concentrarnos, igual que han hechos otros, y presentar nuestras peticiones.

Los partidos que nos prometan cumplir lo pedido tendrán nuestro voto. Imagínesen que nos reunimos y presentamos firmas, por los que no pueden ir, unos centenares de miles de personas. Aparte de la publicidad de los medios, los partidos empezarán a tener a la Iglesia en cuenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.