domingo, 1 de febrero de 2015

Muchas veces no cerramos a cosas que ya están vaticinadas o esperadas con mucha probalidades. El acontecimiento del nacimiento de Jesús estaba más que anunciado y profetizado, pero muchos se niegan a admitirlo. Quieren pruebas que no se les van a dar, porque aun dándoselas tampoco lo van a admitir.

El Hijo de Dios tenía anunciado su nacimiento y su misión. Simeón, que tenía al Espíritu Santo, esperaba la venida del Mesías prometido. Y a él le fue revelado su presencia, y también los sufrimientos que había de padecer María, la Madre de Jesús.

Todo estaba dicho y profetizado mucho antes. Abramos los ojos para ver que Jesús es el verdadero y único Hijo de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.