sábado, 4 de abril de 2015



Qué tristeza. ¿Es posible que todo haya acabado? Imaginamos que nada se hubiese aclarado si Tú, Señor no hubieses resucitado. ¿Qué sería de nosotros?

¿Estaría abolida la esclavitud, o sería legal tener esclavos? ¿El hombre sería lo más grande de la creación, o viviríamos en la ley del más fuerte?

¡Cuántas cosas han pasado a pesar de tu presencia!  ¿Qué sería si Tú, Señor, no hubieses venido? No hay nada más trágico que un hombre sin esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.