martes, 28 de julio de 2015




El hombre se ilusiona, fracasa y vuelve a ilusionarse y experimenta que la ilusión es necesaria y vital para seguir caminando. Pero se equivoca de nuevo. No se vive de ilusiones sino de esperanza. Las confunde.

 La esperanza que promete lo que está sembrado en nuestro corazón. Esa Esperanza que todos buscamos. Es la esperanza de ser feliz eternamente, pero que en el mundo no encuentras, y desilusionado vuelves a perderte.

Pero es que esta esperanza no es una ilusión, sino una experiencia de vida con Alguien que la ha vivido y la promete haciéndola real con su Vida y su Obra. Jesús, La Resurrección y la Vida, no es una ilusión, sino el Tesoro verdadero que todos buscamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.