martes, 8 de septiembre de 2015



Jesús no apareció de repente. Todo en Él fue pensado y su plan de encarnación se inició con Abraham, de modo que el total de las generaciones son: desde Abraham hasta David, catorce generaciones; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce generaciones; desde la deportación a Babilonia hasta Cristo, catorce generaciones.

En esas generaciones hubo de todo, desde extranjeros y pecadoras hasta llegar al momento pleno de María, la joven llena de Gracia preservada de todo pecado para ser la Madre de Dios. La Redención no puede estar manchada y ese anuncio del Ángel comunicándole que ha sido llena de Gracia la hace Inmaculada.

Nuestro sentido común dice lo mismo, y para Dios nada hay imposible. ¿Cómo la Madre del Redentor puede estar manchada de pecado? Sería ilógico e incoherente. El Sol no puede salir de la oscuridad. Así la Iglesia ha definido a la Virgen, la Madre Dios, Inmaculada sin mancha de pecado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.