domingo, 18 de octubre de 2015




La vida es un camino. Un camino que deseamos correr en las mejores condiciones. Nuestras primeras preocupaciones se esconden en procurarnos un medio de vida bueno, seguro y que nos permita vivir bien.

Eso significa ocupar buenos puestos privilegiados, que tratamos de conseguir. Así pensaba Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo. Y así se lo dijeron a Jesús.
                                          

Pero el pensamiento de Jesús era otro. Él había venido a servir y no a ser servido. Y a dar su vida por el rescate como rescate por muchos. En esos rescatados te cuentas tú y yo. ¿No es suficiente precio pagado para estar agradecidos y servirle sirviendo también nosotros a los demás?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.