sábado, 14 de noviembre de 2015



Ocurre que le echamos a Dios la culpa de lo que nos sucede. ¿Y qué nos ocurre? ¿Acaso Dios nos ha dado la bondad, el sentido de justicia, la honradez, la verdad y el amor para usarlo mal? ¿Nos ha hecho Dios vengativos, soberbios y envidiosos? ¿Quiere Dios que nos odiemos?

¿No es todo lo contrario? ¿No se ha hecho Hombre, Dios, para igualado a nosotros, menos en el pecado, hablarnos y enseñarnos a amar? Luego, si hacemos lo que Dios nos enseña y quiere, todo iría, no sólo mejor, sino muy bien. Habría paz, justicia, perdón y amor. Eso es lo que Dios quiere instaurar, su Reino.

No habría hambre, injusticias, pobreza, mentiras, odios, venganzas, muertes, atentados, guerras. El mundo sería lo que Dios quiere, pero parece que el hombre no quiere hacerle caso a Dios. Y así nos va. No echemos, por tanto, la culpa a Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.