sábado, 12 de diciembre de 2015




Esperábamos un Mesías fuerte, poderoso, destacado y demoledor. Esperábamos un Mesías libertador y que nos guiara hacia la libertad. Pero lo que encontramos fue el anuncio del un Mesías pobre, sencillo y que proclama el amor.

El pueblo no estaba preparado para eso, y no supo encajar esa presentación del Mesías. Y hoy sigue ocurriendo lo mismo. Muchos no entienden que el amor se pueda extender a los enemigos. No cabe en nuestras cabezas. Y no se nos ocurre que Dios tiene poder para transformarnos y darnos la sabiduría y la fuerzas para cambiar´. ¿En qué Dios pensamos?

Sin embargo, Dios lo ha querido así, y nos envía a su Hijo, para que nos enseñe como Él nos ama, hasta el punto de entregarlo a una muerte de Cruz por nuestra salvación. Esa es la manera de amar de Dios, y la que también nosotros debemos vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.