viernes, 19 de febrero de 2016



A lo largo de nuestra vida vamos experimentado que muchas cosas van cambiando: costumbres, formas de vivir, pero también de actuar y de ver. El problema es que llegamos a confundirnos, y ya no sabemos si está bien defender la vida, o matarla.
                        
La confusión llega tan lejos que algunos piensan que no matan y que respetan la vida. Pero luego están de acuerdo con el aborto; calumnian y lapidan a otros con su lengua; insultan y critican la fama y dignidad de otros, y no se guarda el respeto. ¿No es eso matar también?

Todo, al parecer de muchos, es relativo, y cada cual pone sus leyes y principios. El mundo va demasiado bien a pesar de todo esto, porque debería ir peor. Y eso nos descubre la presencia de Dios, porque sin Dios, ¿qué sería del hombre?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.