martes, 29 de marzo de 2016



La Muerte de Jesús dejaba la esperanza de muchos de sus discípulos/as en expectación. Se intuía que algo debería suceder. Aquellas mujeres que, llorando, se acercaban al sepulcro buscaban una respuesta de esperanza. No entraba en sus corazones que quien había hecho tanto bien acabara así.
                            
Su Vida y Obra clamaban continuidad, porque la proclamación de su Mensaje, la Buena Noticia, necesitaba la Resurrección de Jesús para que los hombres fueran liberados y salvados de la esclavitud del pecado. Latía dentro de cada corazón el aliento de Vida del Espíritu.

Y, tal y como Él mismo había profetizado, Resucitó al tercer día. Y es que quien había dado la Vida y resucitado a otros, ¿cómo no iba a tener poder para Resucitar? Su triunfo es de la Vida sobre la muerte y con Él, todos los que creamos en su Palabra, resucitaremos también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu pensamiento es una búsqueda más, y puede ayudarnos a encontrarnos y a encontrar nuestro verdadero camino.